Mi querida Jacqueline

Publicado en por Aurora

Jacqueline, mi niña, mi princesa... Nunca imaginamos un final así para tí. Eras todo y por todo. Eras la número uno de nuestra casa. Si tuviera que utilizar una palabra para definir lo que todos sentíamos por tí es ADMIRACIÓN. Sí, admiración porque creciste llena de ternura y amor para todos nosotros, de obediencia, de nobleza y, cómo no, de carisma. Carisma que demostrabas ante nosotros y ante tus congéneres. Simplemente tu mirada lo reflejaba todo. Te ganaste la jerarquía a pulso, sin una riña, sin una disputa, simplemente, porque defendías lo tuyo y a lo tuyo sabiendo ocupar tu lugar. Eras ejemplar, ejemplar en todo, sabías dónde estaba siempre tu lugar y cómo comportarte. No se podía decir nada malo de tí,  ERAS LA MEJOR. Tu carácter, tu carisma, lo supiste transmitir a tu hija, que ahora nos acompaña cuando elevamos nuestra mirada al cielo, buscando esa estrella que te aloja. Ella será grande como tú, como tu corazón y te prometemos cuidarla como se merece, como tú te mereciste siempre.

 

Seguro que desde esa estrella nos estarás mirando, con esos ojos limpios, sinceros, y llenos de amor. Y no querrás que lloremos, pero el dolor nos inunda el corazón. No somos tan fuertes como tú, que sabamos luchaste hasta que las fuerzas se te agotaron.

 

Mi querida Jacqueline, no tengo palabras para describir el tremendo pesar que tenemos. Pero sí para decirte que siempre te llevaremos en nuestro corazón y te prometo que tu ejemplo será el nuestro, lucharemos siempre hasta el final igual que tú lo hiciste.

 

Un beso mi pequeña, y desde esa estrella, no nos olvides nunca.

 

 

Jacqueline_web_11.JPG

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post